jueves, 30 de mayo de 2013


MIÉRCOLES DE CINE
Por María Jesús Mayoral Roche
 

 
Género: Drama
Director: Baz Luhrmann
Intérpretes: Adelaide Clemens, Amitabh Bachchan, Carey Mulligan, Elizabeth Debicki, Isla Fisher, Jason Clark, Joel Edgerton, Leonardo DiCaprio y Tobey Maguire.
Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2013
Duración: 100 min.
Fecha de estreno: 17 / 05 / 2013.
Productora: Bazmark Films, Village Roadshaw Pictures, Red Wagon Entertainment.
Guionista: Baz Luhrmann, Craig Pearce.
Fotografía. Simon Duggan.
Distribuidora: Warner Bros. Pictures International España.
Música: Craig Armstrong.

     El miércoles al cine. El Gran Gatsby en 3D. Qué decir de una película anunciada a bombo a platillo, protagonizada por DiCaprio y con un tráiler de promoción que impactaba directamente en la retina. No defrauda y gana más en 3D, es lo que una espera al sentarse en la butaca y calarse las gafas para ver una producción que no ahorra en detalles y derrocha en decorados.
     El Gran Gatsby  no descubre nada nuevo, el tema es ya conocido por todos, la clásica historia de amor basada en el ensueño de lo que pudo ser y no fue; pero la realidad, como siempre, triunfa sobre el sueño, más sobre el sueño americano. Y queramos o no, cuando se vive en y por la pasión, ésta siempre acaba matando; sin embargo algunos prefieren consumarla antes que seguir viviendo en el asfixiante platonismo.
Otro tema que aborda El Gran Gatsby, colocándolo como telón de fondo, es el aburrimiento de los ricos. Cuando los ricos se aburren necesitan emociones más fuertes, salir del entorno, tratar con pobres divertidos, desafiar al destino y comprar a quien sea y lo que sea para conseguir sus propósitos. Este punto lo trata muy bien Baz Luhmann, el director; sin embargo uno puede no captar este detalle durante la proyección. Digo esto porque es tal el derroche de decorados, música, vestuario y estética en general, que el espectador puede perderse en la recreación y en la puesta en escena.
Y como punto final decir lo que siempre digo sobre los sinvergüenzas y perdularios, que aún siendo delincuentes, siguen siendo infinitamente más honrados que algunos ricos. Viendo esta superproducción quizá se pueda pensar -de hecho algunos han criticado- que el director se valga de la novela de Fitzgerald para hacer un Gatsby al más puro estilo Luhrmann, es decir, con todo tipo de extravagancias. Una vez más ha habido división de opiniones en la crítica, lo que quiere decir que lo subjetivo triunfa cada día más. Por mi parte debo decir que en una gran superproducción cabe todo, por eso también cabe admitirlo todo. Reconozco que a mí me puede la estética en todo y en este punto, El Gran Gatsby también me ha podido.

sábado, 25 de mayo de 2013


 

 

 

Best Blog es una distinción que agradezco, viene por parte del Blog Señoras; un blog lleno de glamur, ideas y buen gusto, con imágenes de ensueño.  http://cecchiniambrosinicristina.blogspot.com.es/
Doy las gracias a Cristina Cecchini por haberme propuesto para este simpático premio.
 

Por mi parte doy la distinción a http://letrasllaneras.blogspot.com.es/
LETRAS DE COJEDES Espacio sin lucro para promover las Artes de la Oralidad, la religiosidad popular, experiencias comunitarias, publicaciones y textos inéditos: hacia un nuevo perfil de la literatura popular. San Carlos, Cojedes, corazón de la llaneridad venezolana. Ganador del VII Premio Nacional del Libro (Venezuela, 2010-2011) Coordinador Isaías Medina López.
Os recomiendo este blog, del que sigo todas sus actualizaciones.
   

                       

viernes, 24 de mayo de 2013


RECUERDOS INFANTILES

María Jesús Mayoral Roche



 Aún en estos últimos días, cuando estoy nerviosa y no consigo conciliar el sueño, me gusta recordar aquellos tranquilos y felices momentos de mi infancia.
          Yo dormía en una habitación contigua al salón. Mi abuela me acostaba en la cama, me tapaba, me daba un beso y con voz sigilosa y dulce, me decía:
          - Reza el Jesusito y a dormir.
          A continuación mi abuela cerraba la puerta cuarteada con cristales opalinos, que dejaban penetrar la amarillenta luz del salón y podía distinguir entre una clara penumbra cuanto me rodeaba: objetos, cuadros y muebles de la habitación que yo llamaba de los olores. Oía también la conversación de los mayores que hablaban en voz baja pensando que yo dormía; pero no, no dormía. Estaba en mi mundo, mirando, oliendo el entorno. Todo era aroma en aquel dormitorio, cada material desprendía su fragancia: la lana del colchón, el algodón de las sábanas, la madera del armario. Me encontraba en mi pequeño jardín perfumado de naturalezas muertas.
          Me extasiaba también en la contemplación de una imagen del "Sagrado Corazón de María", su rostro tenía la belleza de la sencillez, la Virgen me miraba con dulzura mostrándome su corazón. Yo la miraba, la miraba, hasta que lograba encontrarle el parecido con mi madre, en aquellos días era al ser que más quería.
          Al cabo de un rato me atrevía a mirar el retrato de la niña que estaba en el cielo, era la hermana de mi padre que falleció de difteria. La pequeña aparecía en la foto con un vestido y un gorrito, su rostro estaba ligeramente desenfocado; pero se podía apreciar su gesto travieso. Se llamaba Pilar, los mayores decían que yo era igualita a ella. La niña me chistaba desde el cuadro y en el silencio de la noche, me decía.
          - Irene, yo velaré tus sueños.
          Por la mañana mi abuela corría los visillos, abría de par en par las ventanas, me bajaba al suelo y me sentaba en el orinal de loza; el suelo estaba frío. Al momento repicaban las campanas llamando a misa.
          Mi abuela tenía la sabiduría que dan los años, me encandilaba con sus palabras mientras dábamos paseos por el campo. Todavía tengo grabado en mi retina el viejo muro de adobe abrazado por la yedra y los enmarañados zarzales de moras que acaparaban toda mi atención. Lo recuerdo como si fuese ahora. Mis manitas intentaban atrapar las altivas moras, que desataban mi rabieta infantil porque nunca podía alcanzarlas.
          Y aún en estos días, cuando estoy nerviosa por los dolores de mi enfermedad y no consigo conciliar el sueño, mi mente evoca aquellos apacibles días de la infancia, poco a poco, mis pensamientos se sosiegan y mis dolores se alivian. Esos recuerdos son un bálsamo para mi mente irritada hasta que el sueño logra vencerme.
          Mis padres decidieron que me educase en un colegio de monjas de Zaragoza, dejándome bajo la tutela de mis tíos. Mi tía olía a lavanda, su sencilla forma de vestir resaltaba su elegancia innata, que parecía haberle sido otorgada por una aristocracia de blasones raídos con los gules descoloridos. Yo devolví a su voz la cadencia que un día perdió en la consulta de un médico, cuando éste le dijo que nunca podría tener hijos. Y como una madre, me crió con el mismo amor que hubiese dado a su propia hija. A pesar del cariño que me profesaba, me acordaba mucho de mi madre.
          Mi tío, el único hermano de mi padre, era militar y cuando vestía de uniforme me causaba cierto respeto, sus juegos y caricias acabaron pronto con mi temor; me besaba mucho y más, cuando se dio cuenta que su bigote recortado desataba mi risita nerviosa por el suave cosquilleo.
          Eso de ir al colegio hacía que me sintiese muy mayor. El primer día de clase, mi tía me despertó con pena. Noté como sus frías manos, en medio de mi somnolencia, me ponían la ropa interior; me enfundó en un uniforme azul marino que me picaba, rematado con un cuello blanco y tieso que me ahogaba.
          Llegamos al colegio y recorrimos un largo pasillo hasta llegar a una clase donde, según mi tía, nos estaría esperando una monjita. Su imagen negra me causó una fuerte impresión, parecía una de esas estampitas que se meten entre las hojas de los misales. Al verme me preguntó:
          - ¿Cómo te llamas?
           Mí tía contestó por mí:
          - Irene Vidal.
          La monja terminó de recibir a sus recién llegadas alumnas, entró en la clase y ocupó la mesa gigante que desentonaba. Se presentó y nos dijo que debíamos llamarla: Madre Inmaculada. Cuando la monjita nos decía: al recreo. Sacábamos el bocadillo y bajábamos a un gran patio rodeado de robinias con columpios y tiovivos. Un día se me acercó una niña a la que nunca había visto. Tenía un hermoso rostro en el que destacaban sus enormes ojos azules y sus labios color fresa, su blanca piel resultaba el lienzo perfecto para esos ojos y esos labios bien dibujados. El pelo rubio y brillante lo llevaba recogido en una preciosa trenza. Me asombré al verla, parecía una niña sacada de un cuento de hadas. Con voz trémula me dijo:
          - Si me dejas el columpio, te doy este regaliz.
           Le contesté decididamente:
          - ¡Vale!
          Salté del columpio. Al darme el regaliz se presentó:
          - Me llamo Almudena Barrios. ¿Y tú?
           Le contesté riendo: 
          - Yo, Irene Vidal.
          Así comenzó mi eterna amistad con Almudena Barrios. Almudena protagonizaba los papeles estelares en las funciones del colegio, mientras a mí, por ser una morenita de grandes ojos negros, me encomendaban la representación de personajes malvados o pícaros: bruja, ratón o enano. Ella aparecía al final del cuento envuelta en tules recitando la moraleja, yo por el contrario, terminaba en un rincón del escenario pidiendo perdón.
          Los días de lluvia no había recreo, para distraernos un rato nos llevaban con Madre Canto. La clase tenía grandes y viejos ventanales, Almudena y yo nos quedábamos boquiabiertas viendo caer el agua por los canalones de cinc desgastado. En cuanto la monja se descuidaba, nos apresurábamos a pegar nuestras naricillas en el frío cristal al tiempo que echábamos el vaho para hacer garabatos con el dedo. Nos aburría cantar y repetir lo mismo.
          Nos gustaban los días de lluvia. A la salida del colegio, venían a esperarnos la madre de Almudena y mi tía con los paraguas, impermeables y las botas de agua. Las dos salíamos corriendo a la calle para meternos en los charcos, cuanto más grande y más profundo, más contentas. Nuestro charco preferido se formaba en la primera esquina del paseo, era enorme y en otoño se quedaba casi cubierto por la hojarasca. Nosotras lo contemplábamos como si fuese nuestro lago particular, nos metíamos en él y el agua casi rebasaba nuestras botas. La madre de Almudena y mi tía se quedaban rezagadas hablando por el camino, hasta que se daban cuenta de nuestra acción y nos gritaban:
          - ¡Niñas, salid de ahí!


Fragmento de mi novela “Los Castaños de Indias” (Edición agotada)

miércoles, 22 de mayo de 2013


CINCO NARCISOS FRESCOS

Fidel Alejo
 

Fragmento de Cinco Narcisos Frescos de Fidel A. Puig. Novela que transcurre durante la Revolución Rusa de 1917 y la ejecución de la familia del zar Romanov, incluyendo al legendario Rasputín. Ya, en el periodo de la Unión Soviética, surgió un bulo contrario a la versión oficial que aseguraba que no toda la familia había sido ejecutada, e incluso que habían llegado a España tras pasar por muchas vicisitudes, llegando a visitar incluso el Maestrazgo y Zaragoza. Os dejo el enlace donde podréis encontrar esta interesante novela. http://www.finisterraediciones.com/cinco-narcisos-frescos.html
 

Había decidido aquel año de 1.997 ir de vacaciones a uno de los muchos Balnearios que hay en los Cárpatos de Ucrania, cerca de Strony; lugar ideal para aislarme de la vida ruidosa en mi pueblo natal de Borisbol, atormentado por el ruido permanente de la aviación al aterrizar y despegar en el próximo aeropuerto de su nombre. Tampoco me apetecía ir a veranear a Crimea bajando juntamente con mis hijas y mis padres en un barco crucero que cómodamente serpentea el río Dnieper, admirando sus aguas remansadas con sus verdes orillas entre redondeadas montañas; observando las islas que sobresalen entre sus aguas y viendo a la gente bañándose en sus pequeñas calas o alargadas playas, a los pescadores en la orilla o con sus pequeñitas barcas temerosas de ser abordadas por las barcas recreativas o las grandes barcazas, con mercancías que suben y bajan constantemente pasando por debajo de sus numerosos puentes, ya de piedra o de cemento, donde pasan no solo los peatones sino los coches por su autovía y dobles vías de tren simultáneamente, tan anchos que cuando visité España en la pasada primavera de 1997, en la ciudad de Zaragoza, el río Ebro que para España es el más caudaloso, a mí me pareció modesto. No quise pues ir a Crimea, porque me infundía tristeza al no tener mi pareja, y me emulaba momentos agradables románticos con mi ex amada, Nadiuska.
        Así mismo la gran ciudad de Kiev, con su elegancia y pujante renovación al ser la capital de la nación ucraniana, emancipada de la Unión Soviética, no me atraía, ya que tenía que visitarla casi todos los días por asuntos burocráticos y laborales.
Al regresar, tras tomar el tren en la ciudad de Svalaba, no dejaba de pensar en las tumbas que había cerca de una iglesia católica y otra ortodoxa en reconstrucción, era una necrópolis entre jardines, como homenaje a los muchos muertos en las dos guerras mundiales. Un apellido y unas flores me dejaban perplejo y no relacionaba los cabos sueltos que hilvanaran su situación allí. Pensaba si había alguna relación con mi visita en España en dicha ciudad de Zaragoza para conmemorar el 80 aniversario de la Revolución Rusa, llevaba un trabajo concreto para no desaprovechar mis vacaciones: La influencia que produjeron las Colectividades Libertarias al comienzo de la Guerra Civil española en 1936. Y desde Madrid me enviaron a la región aragonesa, parece ser que no fueron muy eficaces y que el mismo Partido Comunista las canceló; pero han quedado, según pude comprobar, varias cooperativas agrícolas de servicios y producción pertenecientes al Instituto de Colonización de cuando el gobierno del Generalísimo Francisco Franco Bahamonde, las cuales funcionan bien y crean riqueza, y curiosamente tienen cierta relación con los koljós y sovjós de cuando la Unión Soviética. Recuerdo que fui a una iglesia de arte bizantino denominada   Iglesia del Perpetuo Socorro. Allí mientras miraba más de cerca los iconos que tiene, me paré al ver un gran jarrón dorado con un ramo de cinco narcisos, era grande, sus hojas verdes y pétalos amarillos todos bordados de rica seda, se notaba que estaba hecho con arte artesanal, me acerqué más y vi una tarjeta en la parte posterior, la cual con letras cirílicas tenía las siglas similares a las que he visto en Svalava. Luego en letras latinas, ponía en agradecimiento, y recuerdo, ochenta aniversario revolución rusa. M. M. R. de H. Estaba muy centrado en observar los narcisos, cuando una viejecita se me acercó y dijo:
       - ¿Le gustan?
       Hice ademán a mi intérprete para que me tradujera...y le dije:
       - Si, mucho.
       - Pues yo he hecho esas flores. Ahora estoy aquí unos días de visita, pero soy de unas montañas lejanas de aquí, del Maestrazgo, y a mi difunto marido que era artesano textil yo le confeccionaba los tejidos. Por eso las he hecho, porque me las encargó una familia que me llevo muy bien con ella.
        - Pues son muy bonitas. Y ¿Esas letras?
        - Me rogaron que no lo dijera a nadie. Están dedicadas a una familia que fueron reyes allá por Rusia, antes de que gobernaran los comunistas. Son muy buena gente, hasta creo que somos algo de familia, claro por el padre, que huyó a Francia cuando la guerra, y luego se casó con una de esas chicas.
          En eso llegó una señora y le dijo:
          - Madre, vamos, usted siempre con estos romances. Disculpen, ya ven, los años...
         Y salieron lentamente.
Luego salimos y fuimos bajando por la avenida principal dedicada al político de 1.880, Sagasta, y observé a la viejecita que entraba en una elegante casa, perteneciente al patrimonio de la ciudad, de trazado arquitectónico colonial romántico decadente; luego a la altura de un gran centro comercial, había grandes carteles que decía:
TESOROS DE ARAGON, me fijé bien, porque aquella viejecita estaba allí fotografiada, dando vueltas al parecer a una rueca....

Continuará...

Editorial: Finis Terra_ediciones.Derechos Reservados.

 

domingo, 19 de mayo de 2013

SEÑORAS: CUAL DE ELLAS ES "LA BARONESA" DE CARICATURA...

SEÑORAS:  http://cecchiniambrosinicristina.blogspot.com.es/

CUAL DE ELLAS ES "LA BARONESA" DE CARICATURAS PARLANTES ?

Elegir aquella que mejor se ajuste a la personalidad de  "La Baronesa"

1º hay que conocer la "http://caricaturasparlantes.blogspot.com.es/search/label/La%20Baronesa%20de%20Canillamenuda
 
                                  

Que os parece?
Creéis que alguien se dará cuenta que pasea?



Se comen el mundo!!

Interesante!
A que esperáis para conseguir que un simple café con una amiga
sea glamuroso?




¿Es alguna de ellas?

viernes, 17 de mayo de 2013


MIÉRCOLES DE CINE
Por María Jesús Mayoral Roche

 

 
Género: Comedia .
Director: Ole Christian Madsen
Intérpretes: Anders W. Berthelsen, Jamie Morton, Mikael Bertelsen, Paprika Steen y Sebastián Estevanez.
Nacionalidad y año de producción: Dinamarca, 2011
Duración: 99 min.
Fecha de estreno: 26 / 04 / 2013.
Productora: Nimbus Film Productions, OC Film.
Guionista: Ole Christian Madsen.
Fotografía. Jorgen Johansson.
Distribuidora: Barton Films.
Música: Jonas Struck.

 El miércoles al cine. Noche de vino y copas. Encantadora comedia danesa con todos los tópicos argentinos, sin dejarse uno. El choque intercultural entre una familia danesa desestructurada y la filosofía argentina deja claro que no hay que hacer ningún esfuerzo para adaptarse al estilo de vida bonaerense. Una película sin pretensiones que te hace pasar un rato agradable, recapitulando a la vez sobre dos estilos de vida diferentes, opuestos. Por supuesto siempre resulta más fácil adaptarse al clima cálido, a sus gentes, a sus costumbres…
Noche de vino y copas marca a la vez dos historias generacionales contrapuestas: del cenit y el nadir del amor. Un amor maduro terminado y un amor adolescente que despierta.  Ole Christian Madsen, el director, se sirve bien de todos los tópicos y perfiles psicológicos argentinos para hacer su comedia; sin embargo esto sería muy poco sin el enredo, y es precisamente ahí donde Noche de vino y copas va “in crescendo” conforme se suceden las secuencias, los personajes. La música y la fotografía también juegan su papel, en medio de la confusión la música se deja oír; sin embargo cuando la cámara se pasea por los rincones bonaerenses sólo sirve de acompañamiento.
 
Pese a los tópicos y prejuicios que a veces pesan sobre los argentinos; yo por mi parte quiero decir que tratar con los argentinos es fácil porque son tremendamente sociables y sobre todo hospitalarios, se aprende mucho de ellos y esto lo digo por experiencia propia. Esto mismo les pasa a los protagonistas daneses de Noche de vino y copas.
Para finalizar una reflexión de las mías. No entiendo la filosofía de empresa de www.cinespalafox.com  Lo digo porque para ver ciertas películas, no muy comerciales, nos están obligando a ir a los Cines Aragonia. Ya que son poco comerciales, ¿no sería mejor exhibirlas en el centro de la ciudad? Gracias a esta política empresarial de exhibir este tipo de películas exclusivamente en los Cines Aragonia o en el Quinto Pino, tuve la suerte de que ver la película para mí sola. ¿Es rentable esta dinámica empresarial? A mí, personalmente, me encanta que me pongan una pelí para mi sola. Sin embargo creo sinceramente que este reparto de películas por esta empresa está equivocado, estamos en crisis, en los Cines Aragonia hay demasiadas salas y llenarlas es toda un proeza.

miércoles, 15 de mayo de 2013



SOLUCIONES MARAVILLAS



¿A qué irían estos tres a Madrid?
A estas alturas de la crisis les da a los políticos por dar soluciones, lo cual ya dice mucho del poco sentido e irresponsabilidad de la casta que nos gobierna.
Yo lo veo todo clarísimo: que devuelvan los corruptos lo que han robado de las arcas públicas. Menos amnistía fiscal a todos esos defraudadores consentidos y más bajada de impuestos a los autónomos, esto lo digo por el elfo de Hacienda, que al parecer Hacienda somos todos menos él y los suyos. Montoro que deje de amenazar y perseguir  y que se limite a dar alegrías al contribuyente. Los Bárcenas y sus colaboradores que suelten la guita, que devuelvan los sobres. Urdanga y todos los que le ayudaron a amasar su fortuna paradisiaca, que entreguen lo que se llevaron. 
    Otro punto a tratar y a rebajar es el tema pensiones vitalicias para todos los paraos que tenemos dentro del Congreso y el Senado, sillones con cerebros que generan un gasto inútil y que lejos de dar soluciones la lían más. Que quiten y echen a todos esos asesores que no han trabajado en su vida y que han conseguido el cargo por el sólo hecho de tener un carné político, inútiles que viven de un puesto a dedo y se llevan un sueldazo, asesores de nada que viven de chupar la sangre al contribuyente.
Y por otra parte si una “persona humana” no puede moverse por el mundo adelante como quisiera, es decir, necesita un documento, un pasaporte, un visado, un permiso de trabajo… Me quieren decir a mí, por qué una empresa puede hacer lo que le da gana a la hora de cambiar de fronteras, me refiero a las multinacionales y a los agujeros que están ocasionando con el fin de trasladar sus empresas a países emergentes. ¡Qué es eso de echar el cerrojo y marcharse impunemente! Se largan dejando familias en la calle. Pues bien, si una persona no puede hacer lo que le da gana; por qué consienten que lo haga una empresa. La respuesta ya la sé, porque les interesa. Pero esto tiene una solución y no la dan porque no quieren. Si se quieren ir que se vayan; pero dejando una pensión vitalicia a sus trabajares o buscándoles otro trabajo en la misma zona, obligar a recolocarlos.
Y por último me referiré a los empresarios “hermanitas de la caridad”, por ejemplo Amancio Ortega y otros por el estilo. Este señor da trabajo al Tercer Mundo -bueno ya sabemos en qué consiste el trabajo en el Tercer Mundo, ¿verdad?- en lugar de crear trabajo en su país: estamos en tiempo de crisis. Luego, eso sí, le da a Cáritas unos cuantos millones de euros para dar de comer a los pobres. Es decir, a los pobres de la India, por ejemplo, les da trabajo y a los de España les da comida. Este es un maravilloso planteamiento para equilibrar las cosas, ¿no les parece? Algunos periodistas hasta le aplauden la gracia, quiero decir que alaban su generosidad.
Y fíjense qué fácil se podrían solucionar algunos problemas de los que tiene este país. Con todo lo robado se podrían crear unas cuantas empresas y dar trabajo a los parados. Y estos empresarios que dan trabajo a los que pasan hambre a cambio de pagarles una miseria, ¿no sería mejor darlo aquí y gestionar a través de una ONG la forma de sacar a los pobres de la miseria?
     Por último la Ciudad de la Justicia en Zaragoza, otro maravilloso proyecto el de llevar los juzgados a un meandro, ahora por obra y gracia de la política será el galacho de la Justicia.

      Dicho esto, que me contraten a mí como asesora. Este país no necesita asesores, sino un poco de sentido común y vergüenza. 

viernes, 10 de mayo de 2013


POSTALES CON RECUERDOS

Por María Jesús Mayoral Roche


Baghería
 

     Regresé a Baghería, esta vez sola. Al salir de la estación me recibió un perro abandonado que ladrando desesperadamente emprendió una frenética carrera hacia mí; me quedé paralizada temiéndome lo peor. No tendría al animal a un metro de distancia cuando alguien lo llamó y se paró en seco. Respiré hondo. Tomé el camino para ir a Villa Cattolica con el convencimiento de que esta vez mi curiosidad quedaría saciada. Mi frustración fue todavía mayor, estaba cerrada. No entendía cómo se puede tener al personal sin hacer nada, tan sólo para decir que el museo estaba cerrado.
     Fue el pasado año cuando mi sueño se hizo realidad: Villa Cattolica estaba abierta al público. Merecía la pena, ya lo creo. La obra de Guttuso, un pintor emblemático de Baghería, no me defraudó. Sin embargo lo que verdaderamente nos sorprende es ese algo con lo que nunca contamos, en este caso fue una extensa muestra fotográfica de la Baghería antigua, tradiciones, costumbres y personajes, acompañada de un interesante documental. Con esta postal entre las manos pienso en Tornatore, en su película Baarìa y en aquella exposición. Y es que inevitablemente me viene el recuerdo de una calurosa tarde de junio. Me encontraba yo en ese mismo andén comprobando el horario de trenes de regreso a Palermo, en aquel momento se me acercó un señor mayor y me dijo: Señora, ese horario no está actualizado, es el de invierno. Debe preguntar dentro.
     Sicilia es Sicilia, tan bella como imprecisa. Con mi billete de regreso convalidado y esperando el tren de regreso a Palermo tomé la foto del andén, el mismo que Tornatore muestra en su película, ese andén cubierto de abrazos y sollozos que acompañan al siciliano cuando se ve obligado a abandonar su tierra. Quería llevarme un recuerdo especial de Baghería, su esencia a jazmín y abandono.